Archive for the 'Viajes' Category

19
Abr
11

Pensando en las vacaciones…

Si tienes la suerte de estar de vacaciones esta Semana Santa, enhorabuena. Si no, puedes hacer como yo y consolarte viendo este estupendo time lapse, con el que podrás recorrer algunos de los rincones más emblemáticos del interior de la geografía española, retratados con un gusto excelente (fíjate en los encuadres de las fotografías y en la calidad de su procesado).

La cámara empleada es una Nikon D90, y en su página de Vimeo el autor nos muestra algunas fotos del instrumento que utiliza para realizar las tomas, llamado “dolly”.

Toledo, Ávila, Medina del Campo… son sólo algunos de los lugares que aparecen en el vídeo. No olvides ponerlo a pantalla completa, merece la pena..

08
Abr
11

The Longest Way

Trasteando por ahí, he encontrado este estupendo video en el que un joven alemán, Christoph Rehage nos cuenta de una forma muy original el viaje que realizó por China durante todo un año entre 2007 y 2008. Y como utilizó un stop motion (muy bien hecho, por cierto), no he podido resistirme a enseñártelo.

Lo peculiar de esta aventura es que todo el recorrido lo hizo a pie. En total, 4.646 kilómetros desde Pekín hasta la ciudad china de Ürümqi, lo que supone casi una tercera parte del viaje que tenía en mente desde un principio (hasta Bad Nenndorf, una pequeña ciudad alemana próxima a Hannover).

El día de su 26 cumpleaños, recién rapado y afeitado, se hizo la primera foto. Poco a poco, y prácticamente todos los días, va tomando nuevas imágenes, en las que vemos cómo su pelo y su barba van creciendo, y cómo cambian los sitios que visita y algunas de las personas con las que se encuentra en su viaje, señalando los kilómetros recorridos. Toda una experiencia, sin duda…

Rehage ha plasmado su viaje en un blog, The Longest Way, que aún actualiza y que usa para orientar a otras personas que quieren emular su aventura.

18
Mar
11

Hoy nos vamos a… Dublín

Aprovechando que ayer fue San Patricio, patrón de Irlanda, he recuperado algunas de las fotos que realicé (¡hace ya 4 años!) en mi viaje a Dublín. Por aquel entonces, íbamos a todos lados con una pequeña compacta de Nikon, aún no había descubierto las maravillas de una cámara réflex…

De entre las innumerables atracciones con las que cuenta la ciudad, vamos a empezar nuestro recorrido, como no podía ser menos, por la Catedral de San Patricio, el templo más grande de toda Irlanda, que data del siglo XII. Se levanta en el mismo lugar donde se encontraba el pozo con cuyas aguas bautizaba el propio San Patricio a los paganos irlandeses.

El interior está ricamente decorado con los estandartes y escudos de armas de los Caballeros de San Patricio, orden fundada por el rey Jorge III en 1783, así como desgastados estandartes medievales y todas las placas y banderas de los regimientos irlandeses que estuvieron en la Primera Guerra Mundial.

Otra de las paradas obligadas en el Dublín histórico es su castillo, que data del siglo XIII (aunque gran parte del edificio actual procede de una reforma posterior en el XVIII). Fue utilizado como sede del gobierno británico en Irlanda hasta la declaración de independencia de la República, en 1922. Actualmente, se utiliza como centro de conferencias y para la celebración de actos solemnes (como la investidura del Presidente). En la siguiente imagen puedes observar el aspecto que tiene en la actualidad el patio exterior.

O’Connell Street es la principal vía de la ciudad, y una de las calles más amplias de toda Europa. Recibe su nombre del líder nacionalista de principios del siglo XIX, Daniel O’Connell, cuya estatua marca el inicio de la calle, frente al puente del mismo nombre (O’Connell Bridge).

En esta misma avenida, justo enfrente de la Oficina Central de Correos (donde Patrick Pearse declaró la independencia de la República de Irlanda, en el Alzamiento de Pascua, de 1916), se levanta el Spire, o Monumento de la Luz, un cono de acero inoxidable de 120 metros de altura que ocupa el lugar en el que anteriormente se encontraba la Columna de Nelson (destruida por una bomba del IRA en 1966). El Spire está considerado como la escultura más alta del mundo. En esta foto lo puedes contemplar desde Henry Street, importante calle comercial de la ciudad.

Otra de las zonas comerciales por excelencia de Dublín es Grafton Street, calle peatonal que arranca en el Trinity College con la estatua más famosa de las muchas que pueblan la ciudad: la de Molly Malone, una muchacha que se ganaba la vida vendiendo marisco por las calles (“¡Cockles and Mussels!”, “¡Berberechos y Mejillones!”).

Su triste final (murió de unas fiebres en plena calle) inspiró el que es considerado el himno no oficial de Irlanda, que puedes escuchar en el siguiente video:

En el otro extremo de Grafton Street se encuentra St. Stephen’s Green, un gran parque público que da nombre al centro comercial situado frente a su puerta de acceso. La siguiente foto muestra un detalle de la estructura del interior. Por cierto, en una de sus tiendas pude disfrutar del mejor helado que he probado en toda mi vida 😉

A las afueras de la ciudad hay dos sitios imprescindibles que no te puedes perder, si quieres conocer a fondo la historia de Dublín. Uno es Kilmainham Gaol, cárcel en la que fueron ajusticiados los líderes de las revueltas independentistas de Irlanda (incluida la última, de 1916). Posiblemente te suene, en ella se han filmado películas como En el nombre del padre.

El otro es una parada obligada, por ser la atracción que reúne a más turistas en toda la ciudad: la Guinness Storehouse, donde puedes conocer la historia de esta mítica cerveza y disfrutar de una pinta en la terraza del edificio (que es un amplio espacio con vistas panorámicas a la ciudad).

Recorriendo el museo del Guinness Storehouse, entre carteles publicitarios conocidos por todos o  los tanques empleados para la elaboración de la cerveza, puedes encontrar una réplica del “Brian Boru harp”, la mítica arpa celta del siglo XV que se conserva en el Trinity College. Actualmente, el arpa es uno de los símbolos más característicos de Irlanda, y por ello aparece en las monedas de euros acuñadas por este país, en el símbolo de una conocida compañía aérea de bajo coste e incluso en el escudo de la propia cerveza Guinness.

Otro de los iconos por excelencia de Irlanda es el pub irlandés, que en nuestro país tiene una gran aceptación. No puedes irte de Dublín sin probar alguna de las cervezas que sirven desde sus barras con grifos múltiples (aunque la decoración no está, ni mucho menos, tan recargada como los de aquí).  Posiblemente el más famoso sea The Temple Bar Pub, situado en el corazón de Temple Bar, uno de los barrios históricos de la ciudad que aglutina la mayor parte de la vibrante vida cultural dublinesa (y que no sólo cuenta con una gran cantidad de pubs, sino que también tiene tiendas, centros culturales y de exposiciones, etc.).

Posiblemente eches de menos fotos de otros lugares emblemáticos de la ciudad, como el Ha’penny Bridge sobre el río Liffey, la catedral de Christ Church o el Trinity College. Prometo que te los enseñaré después de mi próximo viaje a Dublín, una ciudad maravillosa que no puedes dejar de visitar, si aún no la conoces.

Slan go fóill, Éire!

 

Imágenes | © Óscar Vega. Prohibida su reproducción parcial o total sin consentimiento expreso y por escrito del autor.

18
Feb
11

Hoy nos vamos a… Ibiza

El año pasado tuve la suerte de volver a las islas Baleares. Después de conocer Mallorca, ese verano tocaba dejarse caer por Ibiza, una isla a la que tenía muchas ganas de hincar el diente.

Forma parte, junto a Formentera, de las llamadas “islas Pitiusas”, y uno de sus símbolos más característicos es la lagartija, un animal con el que podías cruzarte en cualquier parte (ya fuera en la ciudad o en el campo), y que sirve de motivo para camisetas, colgantes o cualquier otro adorno de los que se pueden comprar en la infinidad de mercadillos que pueblan la isla.

Otro de los signos distintivos de Ibiza es su arquitectura tradicional, que recuerda a la de otros lugares, como el sur de Andalucía o algunas islas griegas. Prácticamente todas las localidades de la isla cuentan con su propia iglesia, que tenía una doble finalidad: religiosa y defensiva. En ellas, los habitantes se refugiaban de los continuos ataques piratas que asolaban Ibiza. De ahí que su diseño responda siempre al mismo patrón: emplazadas en sitios elevados con buena visibilidad, cuentan con gruesos muros encalados (en los que se refleja poderosamente el sol), con escasos vanos para facilitar la defensa.

Ibiza también es conocida por la transparencia de sus aguas, muy apreciada por bañistas y buceadores. La razón de esta peculiar característica en la concentración en esta parte del mar Mediterráneo de un alga, la Posidonia Oceánica, que al mismo alberga una gran diversidad de animales y contribuye a evitar la erosión del fondo marino.

Si vas a Ibiza, no puedes perderte la experiencia de ver atardecer. Desde múltiples puntos de la isla se asiste a un espectáculo fabuloso viendo al sol esconderse en el mar. Y en muchos sitios este momento mágico viene acompañado por una música conocida internacionalmente: el chill out.

Ibiza, y las Baleares en general, cuentan con un riquísimo patrimonio natural, que se traduce en numerosos parques y reservas naturales, lugares declarados Patrimonio de la Humanidad… y sitios mágicos, como los islotes de Es Vedrá, envueltos desde siempre de una niebla de misterio y leyenda. Ver ponerse el sol detrás de ellos es una experiencia inolvidable.

Imágenes | © Óscar Vega. Prohibida su reproducción parcial o total sin consentimiento expreso y por escrito del autor.

04
Feb
11

Hoy nos vamos a… Madrid

Si el miércoles te contaba que había estado viendo la exposición de Adam Fuss, hoy te traigo la otra muestra de fotografía que vi el pasado domingo en la capital. Aprovechando que estaban bastante cerca una de la otra, maté dos pájaros de un tiro y me acerqué a ver “Asómate a Madrid”, en la Plaza de la Independencia (al lado de la Puerta de Alcalá, como puedes ver en la foto de la cabecera).

La Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid ya había mostrado los atractivos de la región en su campaña “Sal y quédate”. Pero ahora le dan una vuelta de tuerca más, mostrando esos paisajes y monumentos más representativos desde el aire.

En total, 43 fotografías aéreas, captadas a lo largo de todo un año, que se podrán admirar hasta el próximo día 31 de marzo. Su artífice es Ángel Fernández Rincón, profesor de fotografía con una amplia experiencia en multitud de medios (revistas, oficinas de turismo de distintos países, etc.).

CONOCIENDO LA SALA…

La Sala de Exposiciones de la Plaza de la Independencia es la última incorporación a la amplia lista de recintos dedicados a exposiciones con que cuenta la capital. Se trata de un espacio habilitado al efecto en la sede de la Consejería de Deportes de la Comunidad de Madrid, con vocación de permanencia para futuras exposiciones.

Aunque la sala no era demasiado grande, sin embargo estaba hábilmente dividida mediante paneles, de los que colgaban las fotografías, creando así un pequeño recorrido. En varios rincones se han colocado jardines artificiales (ignoro si con motivo de esta exposición o permanentemente), y de fondo sonaba una música new age muy apropiada para la visita.

Aquí te dejo algunas imágenes (amablemente cedidas por Fotopaco) de cómo es la sala y cómo se distribuyen las obras:

…Y VIENDO LAS FOTOGRAFÍAS

Cada una de las fotos está acompañada de su localización, la altitud a la que está hecha la toma (curiosamente en pies y no en metros), su fecha de realización y los datos técnicos (habría estado bien que dieran más detalles en este punto, tan sólo señalan la distancia focal del objetivo, y a veces ni eso). Además, el acceso a la exposición (que es gratuito) incluye un pequeño libreto donde se recogen todas las fotografías, con datos de cada una, y una pequeña referencia de su autor.

Sin ánimo de ser exhaustivo, aquí te traigo algunas de las que más me gustaron, dentro de cada una de las categorías en que se han agrupado (puedes ver todas las imágenes de la exposición en la web de Zonaretiro):

EL PAISAJE URBANO: emblemas de la capital, como la Puerta de Alcalá, el lago del Parque del Retiro, la Gran Vía o las Cuatro Torres de Chamartín, se nos muestran aquí con una nueva y sorprendente perspectiva.

Cuatro Torres, el techo de la capital © Ángel Fernández Rincón

Lago del Retiro, verde entre asfalto © Ángel Fernández Rincón

Gran Vía, la calle © Ángel Fernández Rincón

Puerta y calle de Alcalá, las más queridas © Ángel Fernández Rincón

EL PAISAJE ABSTRACTO: se recogen aquí diversos patrones que tanto la naturaleza como la acción del hombre han dibujado sobre el paisaje, dando como resultado efectistas imágenes de corte abstracto.

En espiral (Comarca de las Vegas) © Ángel Fernández Rincón

En rojo (Cuenca del medio Jarama) © Ángel Fernández Rincón

EL PAISAJE ACUÁTICO: incluye fotografías de la cuenca del Jarama, la Laguna de Peñalara o del Embalse de Pedrezuela (posiblemente una de las más espectaculares de toda la exposición, para mi gusto).

Embalse de Pedrezuela, el cielo en la Tierra © Ángel Fernández Rincón

EL PAISAJE Y EL MEDIO AMBIENTE: aquí hay una mayor variedad, incluyendo fotos de la sierra y de las comarcas del sur de la Comunidad.

Pinar helado, el crudo invierno en la sierra (Sierra de Guadarrama, Sierra Norte) © Ángel Fernández Rincón

Olivos, caminos, formas y colores (comarca sur) © Ángel Fernández Rincón

EL PAISAJE HISTÓRICO: estas fotografías vendrían a cerrar la exposición enlazando con la primera parte, “el paisaje urbano”. Se recogen aquí imágenes del Real Sitio de Aranjuez, el Castillo de Chinchón, el Valle de los Caídos (en una impresionante perspectiva cenital) o el Monasterio del Paular. La última foto, y la más grande es la que representa al Palacio Real y la Almudena, una verdadera maravilla.

Palacio de Aranjuez (Comarca de las Vegas) © Ángel Fernández Rincón

Valle de los Caídos (Cuenca del Guadarrama) © Ángel Fernández Rincón

Palacio y Almudena (oeste área metropolitana) © Ángel Fernández Rincón

En definitiva, una excelente exposición que nos permite viajar por la Comunidad de Madrid, pero desde un punto de vista distinto al que estamos acostumbrados. Personalmente, me ha encantado, y he de decir que he sentido bastante mucha envidia del fotógrafo (éste sería un encargo que yo iba a disfrutar muchísimo).

¡Para la próxima que hagan como ésta, que me llamen!

 

Imágenes | Cabecera: © Óscar Vega // Exposición: © Ángel Fernández Rincón, vía ZonaRetiro // Sala de exposiciones: © Fotopaco

28
Ene
11

Hasta el infinito y más allá…

¿Qué te parece si nos vamos a conocer el Altiplano boliviano? O mejor aún, Nepal… o tal vez prefieras ir a Madagascar, o a la Antártida, o a Islandia, o a Japón…

No, no me he vuelto loco, ni me ha tocado la lotería (y no será porque no juego ;)). Estoy hablando de algunas de las localizaciones de la serie de televisión que te traigo hoy, y que me sirve para calentar motores en nuestra sección de viajes de los viernes: “Travels to the Edge”.

Su protagonista y creador es Art Wolfe, un fotógrafo que lleva 30 años recorriendo el mundo y haciendo documentales en los que nos explica no sólo las culturas que se encuentra, los paisajes que tiene el privilegio de conocer y los animales exóticos que los habitan, sino también los detalles técnicos del equipo que utiliza y de las imágenes que toma.

La serie consta de 2 temporadas, de 13 capítulos cada una. Están en inglés, pero el bueno de Art tiene una excelente pronunciación, así que no es difícil seguirle. De todas maneras, si te pasa como a mí cuando he visto la serie, lo último que hacía era escucharle: ¡las fotografías y los paisajes que aparecen son sencillamente impresionantes!

Cada uno de los capítulos está dedicado a un rincón diferente de nuestro planeta, a cual más espectacular. Aquí tienes el mapa de los destinos que aparecen en la temporada 1, para que te hagas una idea de la variedad de paisajes y entornos que visita:


Pero no se trata sólo de disfrutar de las increíbles imágenes que nos ofrece esta serie. Como te decía antes, también podemos aprender las técnicas empleadas por Art y su equipo, a través del Canon Digital Learning Center, donde se ha añadido una nueva sección que incluye fotografías realizadas por Wolfe (más de un millón, como asegura en la página de Facebook del programa), así como detalles de exposición, equipamiento (de Canon, claro), trucos, información sobre la localización de las tomas, etc.

Si no conoces “Travels to the Edge”, te recomiendo que la veas. Los capítulos duran menos de media hora, así que no tienes excusa. Aquí te traigo un avance de la temporada 1, para que veas qué te parece:

Tengo que decir que, muy a mi pesar, no he estado en ninguno de los destinos que nos propone Art Wolfe en su serie. ¿Conoces tú alguno? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios…

 

Foto de la cabecera | © Art Wolfe

21
Ene
11

Ay, segoviana!

Acueducto de Segovia © Óscar Vega

En Castilla y León hay un sinfín de sitios que bien merecen una visita. Nuestro patrimonio y nuestra gastronomía son la mejor carta de presentación que tenemos, y es algo de lo que no me canso de presumir.

Ya te mostré una pequeña parte de mi ciudad de origen, Valladolid (no te preocupes, habrá muchas más entregas). Por eso (y aprovechando que estamos en plena celebración de FITUR) voy a confesarte otra de mis grandes pasiones: viajar.

He estado en un montón de sitios, y de todos me llevo siempre muchas experiencias, casi siempre buenas. Pero hay uno en concreto al que tengo mucho cariño, por varias razones: Segovia. Si no la conoces, de verdad te recomiendo que lo hagas. Pasear por las calles de su casco histórico (declarado Patrimonio de la Humanidad, junto a su famoso Acueducto, que encabeza esta entrada) es una experiencia realmente deliciosa.

Aquí tienes, por ejemplo, cómo estaba la Plaza Mayor durante estas pasadas Navidades (como siempre, puedes ver la  foto más grande pulsando sobre ella):

Plaza Mayor de Segovia, estas Navidades © Óscar Vega

Para que te hagas una idea de la ciudad, aquí te traigo un video que circula por la red, que fue colgado para promocionar la candidatura de la ciudad para la Capitalidad Cultural Europea 2016. Es un poco antiguo (finales de 2009), pero tiene algunas fotos realmente excepcionales, y la música de fondo es una canción popular segoviana del Nuevo Mester de Juglaría.

Pero no sólo la capital, muchos municipios de la provincia tienen también una gran cantidad de maravillas que ofrecer (el Real Sitio de la Granja, Cuellar o Sepúlveda son sólo algunos ejemplos). Lo puedes comprobar en el siguiente video, titulado “Segovia: de todo para todos” (altamente recomendable verlo a pantalla completa y con la música puesta):

Espero que hayas disfrutado la visita. Tan sólo me queda decirte que con esta entrada doy comienzo a una nueva sección, dedicada a las fotos de viajes. En ella iré colgando instantáneas tomadas en mis escapadas, tanto dentro como fuera de España, para que puedas conocer los sitios que visito, o recordar aquellos en los que hayas estado.

Y tú, ¿aún no conoces Segovia?

 

PD: la entrada de hoy va dedicada a esa persona que me regaló la cámara réflex con la que estoy disfrutando tanto, y sin la cual este blog no tendría sentido. ;-).

¡Felicidades, B.!