Archive for the 'Técnica' Category

10
May
11

Sumergidos en una fotografía

Hoy te voy a hablar de una técnica con la que estoy disfrutando mucho últimamente: las fotografías esféricas. Este es el nombre con el que se conoce una modalidad de imagen panorámica inmersiva, que se visualiza en el ordenador y permite al usuario “navegar” dentro de ella mediante el movimiento del ratón, transmitiendo la sensación de encontrarse en el mismo lugar que se está observando.

EN QUÉ CONSISTE

Estas imágenes tienen la particularidad, frente a la fotografía tradicional, de que muestran toda la realidad que percibe el fotógrafo, y no solo la que captura el objetivo de la cámara. Así, mientras que una lente puede abarcar un ángulo más o menos amplio, en función de la óptica que estemos usando, una fotografía esférica es el resultado de varias imágenes tomadas en diferentes direcciones, y muestra 360º en horizontal y 180º en vertical. Esto es, se puede visualizar la imagen en cualquier dirección, incluso techo y suelo; podemos girar libremente a izquierda o derecha, arriba o abajo, realizar un zoom… La sensación al visualizar una imagen esférica es de flotar dentro de ella.

Los avances en la tecnología empleada a la hora de capturar las imágenes, así como la generalización de conexiones a Internet de banda ancha, han hecho posible obtener imágenes de una calidad excepcional, que son fácilmente accesibles desde cualquier página web.

Debido a esto, la aplicación práctica de dichas fotografías es evidente: agencias de viajes, oficinas de turismo, hoteles, actividades deportivas, etc. Cualquier producto o lugar es susceptible de ser mostrado mediante imágenes esféricas, aprovechando la sensación de inmersión que proporcionan, y permitiendo al potencial cliente sentirse casi como si ya estuviera disfrutando de ellos.

ALGUNOS EJEMPLOS PARA INSPIRARTE

En este blog ya hemos hablado de fotografías panorámicas, y hemos hecho referencia a la imagen esférica de Praga, una fotografía tomada en 2009 desde lo alto de la torre de televisión Zizkov, que ocupaba 18 gigas.

Y seguro que has navegado mil veces por las imágenes esféricas del Street View de Google (he de confesar que últimamente suelo preparar mis viajes utilizando esta aplicación, tiene una utilidad enorme para calcular distancias, ubicar monumentos, etc.).

Pues bien, hoy te traigo una pequeña colección de imágenes esféricas, realizadas ya hace algún tiempo, pero que son muy llamativas por realizarse en entornos naturales, generalmente por encima del suelo (ya sea colgados de un arnés, a bordo de un helicóptero o desde lo alto de una montaña). Se consigue así incrementar la sensación de inmensidad (y de vértigo), y nos sentimos como si estuviéramos realmente en esos lugares. No tiene desperdicio.

Pincha en cada una de las imágenes para verlas a pantalla completa en una ventana nueva (tienes muchas más en la página de los autores). A lo mejor, hasta sacas alguna idea para tus próximas vacaciones…

Amanecer en el valle de Pineta, Pirineos de Huesca

Vuelo en paramotor biplaza por encima del valle de Castejón de Sos

Excursión con raquetas por el macizo de Bisaurín

Espeleología

Simulacro de rescate en el balcón de Pineta, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Escalador en el Mallo Visera, Riglos

Parque Nacional de Ordesa en otoño

Descenso de barrancos en el río Formiga

Imagen de la cabecera |Entre esferas” © Another Ashia (con licencia Creative Commons)

31
Mar
11

Exposición: Segovia a través de la cámara oscura (I)

La cosa va esta semana de exposiciones de fotografía. Si el otro día te hablaba de la muestra de Helen Levitt en Valladolid, y de una exposición que acababa de terminar, los Premios Nacionales de Fotografía en los fondos de la Colección Alcobendas, que nos ha traído segoviaFOTO2011, hoy te hablo de otra que acaba de empezar, incluida en este mismo festival. Se trata de Segovia a través de la cámara oscura, de Ilan Wolff.

Y como es de las exposiciones que más me han gustado, he decidido dividir la entrada en dos partes. Hoy te voy a hablar acerca del fotógrafo y de la técnica que emplea para obtener sus imágenes (la cámara oscura), y mañana te cuento más cosas de la exposición. Empezamos…

LA TÉCNICA: LA CÁMARA OSCURA

La cámara oscura es un aparato óptico que consiste en una caja cerrada y opaca con un orificio en su parte anterior por donde entra la luz. Dicho orificio funciona como una lente convergente y proyecta, en la pared opuesta, la imagen del exterior, invertida tanto vertical como horizontalmente.

Su uso es conocido desde la antigüedad: Aristóteles fue el primero en construir una cámara oscura para comprobar sus teorías sobre la luz; Leonardo da Vinci utilizó este instrumento óptico como un elemento auxiliar para el dibujo; artistas de los siglos XVI y XVII hicieron de la cámara oscura un factor importante en su creación de pinturas y bocetos…

Aquí tienes un breve vídeo donde puedes ver una explicación de su funcionamiento:

EL FOTÓGRAFO: ILAN WOLFF

Ilan Wolff es un fotógrafo israelí (Nahariya, 1955) que desde 1981 se ha especializado en crear fotografías usando la técnica de la cámara oscura, con cámaras hechas a partir de viejas cajas o latas.

Frente a la frenética innovación tecnológica a la que estamos asistiendo en el mundo de la fotografía, Wolff busca en su obra dar prioridad a lo natural, “involucrar al máximo la naturaleza en el proceso de la creación de la imagen“. Por ello, evita en la medida de lo posible el uso de máquinas y elementos mecánicos para obtener sus fotografías. Como él mismo afirma, “sólo necesitamos imaginación. Todo el mundo puede hacer originales y fantásticas fotografías sin depender en exceso de los avances tecnológicos“. En su trabajo está la prueba de que es posible obtener imágenes llamativas con cualquier objeto (una caja, una lata, o incluso una verdura o su propia furgoneta).

A lo largo de los años, su obra ha evolucionado, experimentando nuevas técnicas y sorprendiéndonos con su personal punto de vista. Cabe distinguir, por lo tanto, las siguientes etapas dentro de su carrera:

1982-1992: ÁMSTERDAM

En este período comienza a utilizar como cámara fotográfica simples cilindros metálicos a los que ha practicado un agujero con un alfiler (de ahí el nombre de la cámara, “pin-hole”).

Su estancia en esta ciudad holandesa se ve interrumpida durante dos años (entre 1988 y 1990), cuando se traslada a Nueva York para cursar una beca concedida por la empresa Kodak, para realizar fotografías de los rascacielos de la ciudad.

1992-1997: PARÍS

En la capital francesa lleva su trabajo un paso más allá, transformando su propio estudio en una cámara oscura. Consigue de esta manera obtener imágenes de mayor tamaño, en las que a veces aparece su cara o sus manos, formando parte así de la fotografía: es lo que él mismo ha bautizado como “pinograma“,

1997-2009: SEYSSEL (FRANCIA)

Durante este período, Wolff se dedica a viajar a bordo de su caravana por multitud de países, siendo además una época de gran innovación y experimentación en cuanto a las técnicas empleadas. Se especializa en el uso del fotograma, a partir del cual irá desarrollando diversas variantes:

– “Calorigrama“: es un fotograma en el que no se usa la luz, sino que las imágenes se generan a partir de calor.

– “Naturograma“: método de revelado basado en el uso de objetos (como esponjas, peines o brochas) empapados de reveladores con diferentes concentraciones. Se obtienen así texturas diferentes, sin conexión con el objeto fotografiado.

– “Lunagrama”: desde 2004 practica este tipo de fotograma, en el que se trabaja por la noche y a la intemperie, siendo la única fuente de energía la luz de la luna. Esta peculiar técnica le ha permitido obtener la instantánea más grande del mundo sobre papel fotográfico (30×1,27 metros).

Aparte de estas técnicas, sigue experimentando con otros elementos menos convencionales, como puede ser un pimiento rojo o la propia tierra, y recurre también al uso de cámaras con 3 agujeros:

 

La obra que desarrolla en esta etapa me recuerda a Adam Fuss, del que ya te hablé en este blog (al menos en cuanto a la técnica empleada y al resultado obtenido en algunas de sus imágenes).

2010- : CABO DE GATA (ALMERÍA, ESPAÑA)

Desde 2010, Wolff ha fijado su residencia en nuestro país, donde imparte talleres en los que enseña las técnicas más antiguas de la fotografía y en las que él es un experto, como pueden ser el fotograma, las emulsiones o la cámara oscura.

En esta etapa lleva a cabo diversos proyectos, tanto por toda Andalucía (principalmente, en el Cabo de Gata, donde reside), como en otras provincias, siendo uno de los más importantes el que muestra esta exposición: los monumentos más emblemáticos de Segovia.

Mañana te cuento qué puedes encontrarte en su exposición, pero para que conozcas aún mejor su obra, te dejo con un video donde puedes ver a Ilan trabajando con su cámara oscura, en el que explica su filosofía de trabajo. No te lo pierdas, te va a gustar…

“Mi idea es que, con la fuerza del ser humano y la energía de la naturaleza, puedo crear fotografías. Y ahí está la base de la fotografía”.

Ilan Wolff

Imágenes | © Ilan Wolff

28
Feb
11

Manhattan 4.33pm

Recientemente te hablaba de lo que es un time lapse, y de los resultados tan extraordinarios que podíamos conseguir con nuestras fotografías a través de esta técnica.

Hoy te traigo una variedad de time lapse que no había visto nunca, pero que me ha llamado poderosamente la atención, por su originalidad. Lleva por título “Manhattan: 4.33pm”.

Su autora, Lizzie Oxby, ha creado esta pieza a partir de únicamente 3 fotografías, convirtiéndolas con gran habilidad en una animación de 35 segundos. Así, mediante efectos especiales aplicados a las fotos, ha logrado transformar la ciudad de Nueva York en un inmenso tablero de pinball.

Puedes conocer más trabajos de esta artista en su página de Vimeo.

22
Feb
11

Fotografiando el paso del tiempo

Hace unos días te hablaba de la posibilidad de condensar un período de tiempo en una sola imagen (ya fueran unas horas, un día o incluso un año entero).

Pues bien, hoy te voy a hablar de una técnica fotográfica que me apasiona, también relacionada con el tiempo en las fotografías, y de la cual disfruto enormemente cuando me la encuentro por Internet: se trata de los time lapses y los stop motion, y podríamos decir que son un paso más allá de la mera fotografía. Pero veamos la diferencia entre ellos…

TIME LAPSE

Un time lapse (literalmente, “intervalo de tiempo”) es una secuencia acelerada de imágenes que permite mostrar en un escaso intervalo de tiempo situaciones o escenas que tienen lugar en un período más amplio. Pero la mejor forma de explicarlo es con un ejemplo:

En efecto, es como si fuera una película. Por eso, podrías pensar que la forma más fácil de obtener un time lapse sería grabar una secuencia de vídeo y luego acelerarla con un programa de edición de video. Pero eso no es del todo cierto: una película está compuesta de una sucesión de instantes inmediatos (cada uno de los fotogramas), mientras que un time lapse está formado por una sucesión de fotografías, entre las cuales se ha dejado un cierto lapso de tiempo, que luego se reproducen en una única secuencia.

Además, el hecho de utilizar una cámara fotográfica tiene una serie de ventajas sobre la cámara de vídeo. Por un lado, nos permite aprovechar al máximo sus prestaciones, y las imágenes que utilicemos para construir nuestro time lapse podrán estar tomadas con máxima resolución. Pero también podría jugarse con los tiempos de exposición de nuestras fotos, para incluir por ejemplo estelas en el cielo (tiempos de exposición largos) o imágenes congeladas en el tiempo (tiempos de exposición cortos).

¿Qué nos aporta entonces esta técnica, como fotógrafos? En mi opinión, es un complemento perfecto a nuestra labor. Como ya sabemos, la fotografía nos permite congelar el momento, mostrar una situación o una idea, expresar conceptos y reflejar sensaciones. Pero con el time lapse podemos profundizar en esas impresiones, reflejar la evolución de los acontecimientos, y sumergirnos en la escena. Si ya nos gustó la imagen, ¿te imaginas poder contemplar lo que el fotógrafo vio mientras estuvo allí?

Y además, podemos recurrir a nuestros sentidos para que la experiencia sea más gratificante. Una fotografía sólo se puede ver, pero un time lapse también se puede escuchar. Por ello, en esta técnica juega un papel fundamental la música que acompaña a las imágenes. Fíjate por ejemplo en este video, en el que Mike Flores hace un resumen de sus últimos time lapses. La elección de la música no podría ser mejor (“Dream is Collapsing”, de Hanss Zimmer, incluida en la BSO de Origen). Es un ejemplo perfecto de lo que te comentaba de “sumergirnos” en la imagen.

¿El lado negativo? Pues que para llevar a cabo un time lapse medianamente atractivo y de una duración no muy larga, son necesarios cientos o incluso miles de disparos, por lo que hay que tener en cuenta que la vida útil de nuestra cámara se va a ver afectada de manera importante.

STOP MOTION

Un stop motion, en cambio, es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. En general se denomina animaciones de stop motion a las que no entran en la categoría de dibujo animado, ni en la animación por ordenador; esto es, que no fueron dibujadas ni pintadas, sino que fueron creadas tomando imágenes de la realidad (como son nuestras fotografías).

Vayamos a la acción. Posiblemente hayas visto ya este videoclip de Oren Lavie, muy popular en la red (cuenta con casi 17 millones de reproducciones), titulado “Her Morning Elegance” (es muy ilustrativo también ver el “cómo se hizo”).

O tal vez este otro, “Guy walks across America”, en el que un hombre va caminando desde Nueva York hasta San Francisco (tampoco te pierdas el making of)

PERO, ¿NO ES LO MISMO?

Aunque a priori puede parecer que hablamos de la misma cosa, la diferencia fundamental entre un time lapse y un stop motion es su finalidad: mientras que el primero busca representar el paso del tiempo, un stop motion quiere transmitir la sensación de movimiento (sin preocuparse del tiempo que pueda tardar en producirse éste).

Otra diferencia importante radica en el punto de vista técnico. En un time lapse la cámara suele estar fija en un sitio determinado, o anclada a algún dispositivo robotizado, desde donde se sacan las fotografías en intervalos de tiempo establecidos previamente. En cambio, para la realización de un stop motion la cámara no tiene por qué estar fija, sino que puede acompañar al objeto o persona que estamos fotografiando (recuerda que se busca generar la sensación de movimiento, tomando muchas fotografías que, tomadas en conjunto, representan un cambio).

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

Personalmente, y como te decía al comenzar esta entrada, disfruto enormemente con esta técnica. Y de vez en cuando me encuentro con auténticas maravillas, que te iré  mostrando por aquí para compartirlas contigo.

Aunque aún me queda mucho recorrido antes de llegar a practicar (y dominar) esta técnica, sin embargo no me canso de admirar el trabajo de estos profesionales, que cuelgan en la red sus proyectos. Es una forma excelente de ver buenas fotografías, y al mismo tiempo de sumergirnos con los cinco sentidos en la historia que su autor nos quiere contar.

 

Fotografía de la cabecera | Iiseemoi (Flickr)




Archivos

julio 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

No olvides pasarte por…