19
Jul
11

Retratos de un conflicto (y II): Agustí Centelles

Ayer hablábamos de uno de los iconos del siglo XX, la fotografía “Muerte de un miliciano”, de Robert Capa. Hoy nos vamos a referir al estallido de la Guerra Civil Española desde la mirada de uno de los más importantes (y también más desconocidos) fotógrafos españoles, que retrató el conflicto en primera persona: Agustí Centelles.

LA IMAGEN: “GUARDIAS DE ASALTO EN LA CALLE DIPUTACIÓN”…

El 19 de julio estalla la Guerra Civil en Barcelona. Centelles recoge como nadie ese momento mediante esta fotografía: un grupo de guardias de asalto se parapeta tras varios caballos muertos durante su enfrentamiento con los sublevados, en la Calle Diputación de la Ciudad Condal.

La imagen tiene dos puntos en común con “Muerte de un miliciano”, de Capa: ambas son sumamente representativas del conflicto bélico español e identifican plenamente a sus autores, y sobre ambas recae la sombra de la duda acerca de su veracidad.

De esta imagen se dijo que era un montaje, y Centelles lo reconoció. Sin embargo, nunca mintió acerca de las circunstancias que rodearon a esta foto, ni trató de alterar la realidad. Él vivía en primera persona las escenas propias de la guerra, pero en muchas ocasiones no podía captar la instantánea. Por ello, pidió a sus protagonistas repetirla, para plasmar las sensaciones que le había causado.

Independientemente de eso, la imagen continúa siendo tan impactante como siempre. La cuestión no está en si la escena se captó justo en el momento de producirse, sino en la historia que acompaña a la imagen.

…Y EL FOTÓGRAFO: AGUSTÍ CENTELLES

Agustí Centelles i Ossó (Grau de Valencia, 1909 – Barcelona, 1 de diciembre de 1985) fue un fotógrafo español, considerado uno de los iniciadores del fotoperiodismo en España.

Calificado como el “Robert Capa español”, fue uno de los más destacados fotógrafos de la Guerra Civil. Dentro de su producción, pueden señalarse dos períodos bien diferenciados. El primero, hasta 1939, cuando documenta con sus imágenes el ambiente de la España prebélica, el conflicto visto desde el bando republicano y la vida de los exiliados españoles en los campos de concentración franceses. El segundo, a partir de 1948, cuando se ve “forzado a dedicarse” a la fotografía industrial, tras ser juzgado e inhabilitado como fotoperiodista para toda la vida por su pasado político. Sin embargo, a pesar de esa distinción, toda su obra se puede definir con tres palabras: talento, dignidad y modernidad.

Aunque nacido en Valencia, su familia se trasladó a Barcelona cuando Agustí tenía sólo un año. En 1924 entró a trabajar como aprendiz en un taller fotográfico, y posteriormente se convirtió en ayudante de Josep Badosa, quien le introdujo en el fotoperiodismo.

Influido por la lectura de revistas extranjeras, destacó desde bien temprano por su innovación, aunque ésta no siempre fue bien recibida, lo que le obligó a ganarse la vida como freelance a partir de 1934, colaborando en diversas publicaciones (entre ellas, el periódico La Vanguardia).

En esta etapa, se convierte en cronista de la vida social y política de la Barcelona republicada de principios de los años 30. Para ello, utiliza una cámara Leica de paso universal, auténtico prodigio tecnológico para la época, que le costó 900 pesetas de la época y que pagó a plazos mediante sucesivos trabajos. Esta nueva cámara, mucho más versátil que las pesadas cámaras de placas, incluye a Centelles dentro del grupo de grandísimos fotógrafos como Cartier-Bresson o Robert Capa: reporteros que gracias al auge de las revistas ilustradas, consiguieron difundir las imágenes del conflicto en todo el mundo.

Sin embargo, lo que distingue a Centelles de esos fotógrafos es su posición como militante de uno de los bandos en conflicto: es decir, se trata de alguien que fotografía “su” guerra y que finalmente da cuenta visual de “su” derrota y de los duros caminos del exilio.

 



Cuando la guerra se generalizó por todo el país, Centelles asumió el puesto de corresponsal en el bando republicano. Sus fotografías, más que imágenes, son testimonios desde la primera fila de la contienda.

Centelles se dedicó a realizar reportajes sobre las tropas en el frente de Aragón, inmortalizando con su cámara momentos tan importantes como la conquista de Teruel o la batalla de Belchite.

Retrató asimismo la dramática situación de la población civil, obteniendo imágenes sumamente expresivas, sobrecogedoras, reproducidas infinidad de veces para retratar el impacto de la guerra.

Esta imagen refleja una de las escenas más dramáticas y cotidianas de la contienda: un grupo de niños simula un fusilamiento con palos y espadas. Es una forma excepcional de reflejar cómo la guerra puede llegar a convertirse en rutina, hasta el punto de que los niños la recrean en sus juegos.

Esta imagen es posiblemente una de las más conocidas de Centelles, y también la más expresiva, reflejando el inmenso dolor de una mujer ante el cadáver de su marido, después del bombardeo de Lérida el 3 de noviembre de 1937. La mala fortuna hizo que años después, en 1988, durante la realización de un reportaje sobre la guerra, el periodista Josep Pernau se topara con la imagen: los protagonistas eran sus propios padres.

Cuando finalizó la guerra, su apoyo a la República le valió el exilio en Francia. Entre el 1 de marzo y el 13 de septiembre de 1939, estuvo recluido en el campo de concentración de Bram, donde realizó cerca de 600 fotografías. Esas imágenes constituyen una de las aportaciones más singulares de la historia del exilio republicano: son un testimonio histórico excepcional de la vida cotidiana dentro de un campo de concentración en la Francia de 1939.

Después de su salida de Bram, y aún exiliado en Francia, colaboró entre 1942 y 1944 con la Resistencia francesa, haciendo fotografías para las documentaciones falsas. Decidió entonces volver a España, y ante una más que probable persecución a las personas que aparecen en sus fotografías por parte del régimen franquista, guardó todos sus negativos en una buhardilla de Carcassonne, propiedad de la família que le había ayudado en su exilio.

Una vez en Cataluña, vivió en la clandestinidad durante dos años hasta que en 1946 se presentó ante las autoridades españolas. Fue detenido, juzgado y quedó en libertad condicional, pero, debido a su pasado republicano, fue inhabilitado de por vida como periodista.

Se vio entonces obligado a dedicarse a la fotografía industrial y publicitaria para sobrevivir, trabajando para marcas como Chupa Chups, Siemens, Anís del Mono o Puig.

Con la muerte de Franco, Centelles pudo volver a Carcassonne para recuperar los negativos que había dejado allí 32 años antes. Es a partir de este momento cuando pudo exponer sus fotografías, descubriendo al mundo uno de los fotorreporteros más brillantes del siglo XX.

En compensación a tan inmerecido olvido, se le concedió en Premio Nacional de Fotografía el año 1984, poco antes de su muerte el 1 de diciembre de 1985 en Barcelona.

Años después, la suerte quiso que los hijos de Agustí Centelles descubrieran entre las posesiones de su padre una caja de galletas metálica que contenía los negativos de unas 800 fotografías, inéditas hasta ahora.

A pesar de las adversidades que le tocó vivir, Centelles, como tantos otros españoles de su generación, sobrevivió sin perder la calidad de su fibra moral ni sus convicciones políticas. Tanto su biografía como su obra aparecen teñidas de un sutil, profundo, sentido de la dignidad humana. En palabras de Gervasio Sánchez, “pocos fotógrafos en el mundo han resumido con tanta habilidad la verdad desnuda de la violencia y la guerra y han mostrado las víctimas con tanta dignidad y compasión” como Agustí Centelles.

Imágenes | © Agustí Centelles i Ossó (Centro Documental de la Memoria Histórica)


1 Response to “Retratos de un conflicto (y II): Agustí Centelles”


  1. 1 Santiago Possamay
    14/07/2012 a las 07:12

    Excelente nota bien ilustrada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: