05
Abr
11

Libros de fotografía: “Mercaderes de imágenes”

 

Mercaderes de imágenes. La fotografía como pasión y profesión

ISBN: 9788441527614

Volumen de 19 × 24 cm, con un total de 272 páginas y encuadernado con tapa blanda.

Editado en Madrid en 2010 por Anaya Multimedia.

 

ACERCA DEL AUTOR

David DuChemin es un fotógrafo canadiense dedicado a la fotografía humanitaria, con una curiosa historia detrás.

Como él mismo relata, la chispa que encendió su gusto por la fotografía fue el retrato que Steve McCurry hizo en 1984 de Sharbat Gula, la niña afgana que se convirtió en portada de National Geographic y en todo un icono de la fotografía del siglo XX.

Al acabar el instituto, se marchó todo un verano al Amazonas, para ayudar en la construcción de una escuela para niños sin hogar, y luego dedicó 5 años a estudiar Teología. Seguía practicando la fotografía, colaboraba en el anuario de la facultad, pero no se sentía del todo satisfecho. Y una vez graduado, se metió en el mundo de la comedia, donde pasó otros 12 años actuando (con gran éxito, por cierto) en escenarios de toda Norteamérica.

Y aunque había alcanzado el éxito en lo que hacía, sin embargo seguía sin encontrarse del todo satisfecho con su vida. Fue un pequeño viaje con su mujer el que le hizo redescubrir su pasión por la fotografía, y desde entonces no ha soltado la cámara.

Durante un tiempo compaginó su trabajo de cómico con el de fotógrafo, y llevó a cabo un viaje a Etiopía que le animó a dar el salto definitivo a la fotografía profesional. Sin embargo, su mala gestión financiera hizo que se quedara en bancarrota aún antes de empezar, y esto le obligó a replantearse su estrategia desde el principio.

Después de numerosas vicisitudes, y aferrándose a lo único que tenía, su visión y su pasión, se dedicó a trabajar duro y a definir el público al que quería servir: ONGs a las que apoyar con sus imágenes.

Actualmente, DuChemin viaja por todo el mundo, cubriendo distintos encargos para organizaciones humanitarias. Y también se ha convertido en un escritor prolífico: su natural habilidad para comunicarse (que desarrolló en su época de cómico) se plasma en multitud de libros que tiene publicados (tanto en papel como electrónicos).

Su filosofía pivota en torno a una idea fundamental: la visión. Por muy buen material fotográfico que tengamos, por muy avanzado y caro que sea nuestro equipo, no conseguiremos hacer fotografías que emocionen al que las vea si no van acompañadas de nuestra visión, es decir, de nuestra forma de expresar las emociones y los lugares que estamos retratando. Como él mismo afirma, “la visión dirige el esfuerzo y la pasión lo alimenta”.

SINOPSIS

Mercaderes de imágenes consta de 5 capítulos. El primero es introductorio: el autor nos cuenta su experiencia y cómo ha llegado a ser fotógrafo profesional. Habla de lo distinto que es ahora hacer fotografía y lo difícil que es vivir de ella, comparado con hace algunos años. E insiste en que se puede alcanzar la meta que nos propongamos, siempre que tengamos una visión clara (qué somos, dónde queremos llegar) y una pasión que la impulse.

Los capítulos 2 y 3 son los principales y más extensos del libro. El capítulo 2 está dedicado a la introspección: todo fotógrafo que quiera dedicarse a este mundo, debe conocerse a sí mismo y a su mercado, identificando las necesidades de éste. Localizado un nicho donde nos sintamos a gusto, es necesario que desarrollemos nuestra pasión con estándares de calidad lo más elevados posible: nuestra visión es lo que nos distingue del resto. Recomienda trazar un plan de actuación para llevar a cabo la transición a la fotografía como actividad a tiempo completo, e introduce el concepto de “método de la puerta trasera” (la mejor manera de dedicarse a la fotografía es poco a poco, compaginándolo con el trabajo que se tenga, para tener un respaldo económico que nos permita ir sustituyendo paulatinamente una actividad por la otra).

El capítulo 3, por su parte, está dedicado a mirar al exterior: una vez que hemos identificado nuestra posición, y sabemos qué queremos y hacia dónde vamos, es necesario que ese mercado nos conozca. Basado en cuatro pilares fundamentales (creatividad, congruencia, consistencia y compromiso), el autor aborda temas tales como la creación de una marca, las oportunidades que surgen de las conversaciones más triviales, la importancia del boca a boca, etc. Asimismo, dedica una parte importante de este capítulo a hablar del marketing 2.0, y señala algunas recomendaciones acerca de los blogs, las tarjetas de visita, las redes sociales o la investigación de mercado.

El capítulo 4 está dedicado a los negocios y finanzas, e incluye algunas recomendaciones (basadas en la experiencia del autor), referentes a la conveniencia de formalizar contratos con los clientes, la importancia de un buen patrocinador, la fijación del precio que podemos pedir por nuestro trabajo, la búsqueda de otras fuentes alternativas de financiación, e incluso la posibilidad de trabajar sin remuneración (contemplándola como una oportunidad de generar más relaciones y por lo tanto un mayor número de encargos).

Finalmente, el capítulo 5 es una especie de epílogo, en el que el autor anima a los lectores a seguir su pasión.

Lo más curioso del libro es la aplicación práctica de todos los conceptos en casos reales de fotógrafos actuales. Así, insertados en cada capítulo hay uno o varios ejemplos de fotógrafos que han alcanzado el éxito precisamente por seguir alguna de las técnicas expresadas en el libro. Fotografía de bodas, de comida, de viajes, de mascotas, de deportes… cualquier disciplina es válida, si se sabe quién se es y dónde se quiere llegar. Evidentemente, estos ejemplos son de fotógrafos estadounidenses, por lo que nos pueden quedar un poco lejos. Pero también aparecen algunos tan conocidos como Chase Jarvis o Zack Arias, que seguro que te suenan.

Imágenes | © David DuChemin

MI OPINIÓN

Te recomiendo la lectura de este libro. Lo cierto es que para mí, que estoy empezando a implicarme seriamente en la fotografía, me ha supuesto un punto de referencia importante. Además, llegó a mis manos hace unos meses, podría decir que “en el momento justo”. Su lectura es amena, y está llena de ejemplos y de metáforas fáciles de seguir, todo ello salpicado con un gran número de fotografías. Su estilo es bastante didáctico (a veces demasiado, podría decir) y, desde luego, motivador.

Pero no te lleves a engaño: éste no es un libro de recetas mágicas para llegar a ser un fotógrafo rico y famoso. Tampoco es un manual al uso de técnicas de marketing, ni un tratado sobre estudios de mercado o posicionamiento en la Red. Más bien se trata de una serie de recomendaciones, extraídas de la experiencia del autor e ilustradas con las vivencias de otros fotógrafos actuales con gran éxito. A veces pueden caer por su propio peso, pero no está de más recordarlas si se dedica uno a la fotografía y se le ha pasado por la cabeza en alguna ocasión convertirlo en algo más que un hobby.

En definitiva, es un perfecto punto de partida para plantearnos ideas y opciones en el mundo de la fotografía, que posiblemente no se nos habían ocurrido, o que a lo mejor estaban rondando en nuestra cabeza desde hace tiempo y no sabíamos qué nombre ponerles.

UNA APLICACIÓN PRÁCTICA

En relación con DuChemin, hace unos meses me encontré con el blog de Óscar Domínguez, Deep Wild Photo. Fotógrafo de vida salvaje y viajero incondicional, como él mismo se define, comenzaba su blog con una entrada que hablaba precisamente de la decisión de abandonar un trabajo fijo y dar el salto a la fotografía profesional. Es decir, la necesidad de perseguir un sueño y enfrentarse a la temida pregunta: “y ahora qué vas a hacer”.

Desde aquí mi enhorabuena a Óscar: decidió seguir su pasión, y ahora su dedicación y su esfuerzo han tenido su recompensa. Un ejemplo a tener en cuenta…

Imagen | © Óscar Domínguez


4 Responses to “Libros de fotografía: “Mercaderes de imágenes””


  1. 05/04/2011 a las 10:49

    Muy buena entrada y buenos consejos. Mi hija esta en esta misma encrucijada quiere hacer de la fotografía su vida.
    Saludos
    Cristina

  2. 05/04/2011 a las 18:45

    Gracias, Cristina! Recomiéndale este libro a tu hija (lo puede encontrar en bibliotecas públicas, no es necesario comprarlo si no quiere), que se lo lea, y verá como para dar el “salto” hay que tener en cuenta muchas cosas. Algunas las habrá previsto, otras ni se le habrán pasado por la cabeza, pero seguro que algo aprende. Y luego, que lo haga, que se dedique a la fotografía, que la “visión” ya la tiene…
    Eso sí, cuando sea rica y famosa, que se acuerde de mí!😉
    Saludos

  3. 30/05/2012 a las 02:47

    Como puedo obtener ese libro aca en bolivia?

  4. 4 Johnd762
    27/08/2014 a las 09:47

    Muchos Gracias for your blog post. bceeegdfgkda


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: