29
Mar
11

Exposición: Helen Levitt. Lírica Urbana

Hoy se cumplen dos años del fallecimiento de una de las fotógrafas más importantes del siglo XX, Helen Levitt. Precisamente en estos días sus imágenes pueden verse en la Sala de Exposiciones de San Benito, en Valladolid, en una muestra titulada Helen Levitt. Lírica Urbana. Fotografías 1936-1993, que traza cronológicamente la trayectoria de la artista en un total de 120 fotografías.

INICIOS

Helen Levitt (Nueva York, 1913-2009) ha sido quizá la última superviviente de entre los grandes protagonistas del periodo inaugural de la fotografía moderna de antes de la Segunda Guerra Mundial, y una de las grandes fotógrafas de la segunda mitad del siglo XX. Su obra destaca por su mirada singular y por su estilo documental, centrado en la vida urbana (sobre todo en las zonas populares de Nueva York). Sus imágenes captan pequeños instantes de la vida cotidiana, momentos aparentemente banales pero con un gran sentido metafórico sobre las condiciones sociales de nuestro tiempo.

Inició su trabajo fotográfico en 1935, a raíz del descubrimiento de la obra de Cartier-Bresson en una exposición que éste llevó a cabo en la galería Julian Levy de Nueva York. “Cuando vi fotos de Cartier-Bresson comprendí que la fotografía podía ser arte… y eso me hizo ambiciosa“, dijo en una ocasión. Imitando su forma de trabajar, adquirió una Leica y se lanzó a fotografiar las calles del East Harlem.

El trabajo de otros grandes de la profesión y el contacto con los miembros de la Photo League de Nueva York impulsaron a una joven Levitt a dedicarse a crear poesía con su cámara en los años 30. Precisamente, 1938 es un año muy importante para ella: conoce a James Agee y a Walker Evans, colabora con éste en la realización de su exposición American Photographs en el MOMA, y le acompaña en la realización de su serie de retratos en el metro. Durante años compartieron un laboratorio de revelado, y Evans le enseñó a no dejarse llevar por el sentimentalismo tras el objetivo y a mantenerse al margen de lo que fotografiaba.

Viajeros en el metro de Nueva York © Walker Evans

Los años 30 y 40 vieron nacer al “género documental” como símbolo de modernidad y ruptura con las estéticas anteriores. Hubo además una revolución técnica, con la aparición de la Leica como principal exponente, y también a partir de ese momento comienzan a reflejarse con mayor nitidez las clases populares en las fotografías y las películas.

En medio de este ambiente, Levitt fue poco a poco definiendo su estilo, muy próximo al de Cartier-Bresson. “La gente se reunía en la calle. Si te quedabas el tiempo suficiente, se olvidaban de que estabas allí“. Entonces llegaba el momento decisivo en el que ella capturaba la imagen.

A menudo utilizaba el visor lateral, para pasar desapercibida y fotografiar discretamente. De esa forma, conseguía plasmar sin interferencias el comportamiento público de gente anónima, sus gestos, el lenguaje de la calle, y siempre con el escenario de fondo de las zonas menos favorecidas de Manhattan.

A pesar de que comenzó su carrera fotografiando a los niños que jugaban en la calle, la propia Levitt diría años más tarde, en una entrevista concedida en 2001, que a ella no le gustaban especialmente los niños. “La gente piensa que sí. Pero no… No más que el resto de las personas. Sólo sucedía que eran los niños los que estaban en la calle“.

 

Otra de las temáticas más recurrentes de estos años, y que constituiría su principal actividad hasta mediados de los años 40, son los graffitis: Levitt se dedica a recopilar pintadas, dibujos y mensajes que cubren las calles de Nueva York.

VIAJE A MÉXICO

Su único trabajo lejos de su ciudad fue en el verano de 1941, cuando viajó a México con la mujer de su amigo James Agee. Allí realizó una serie de fotografías utilizando el mismo método que iniciara en Nueva York: la observación de la vida de la calle en los barrios desfavorecidos. Sólo que la principal diferencia con sus anteriores fotografías es la disolución del entorno metropolitano: las calles de México aparecen como espacios abiertos, zonas intermedias entre el campo y la ciudad, lo que hace que las situaciones de desposesión tengan un mayor dramatismo que en las imágenes de Nueva York.

TRABAJOS EN EL CINE Y NUEVA ETAPA FOTOGRÁFICA

Cuando volvió a Nueva York, Levitt aparcó temporalmente la fotografía y comenzó a trabajar en el cine, primero como montadora de películas y luego como realizadora. Destaca fundamentalmente la película documental In the Street, precursora del cine americano independiente, que realizó junto con el escritor James Agee y la pintora Janice Loeb en 1948.

En los años 1959 y 1960, dos becas Guggenheim le permitieron retomar su trabajo fotográfico. Utiliza a partir de ahora el color en la realización de diapositivas, pero no abandona tampoco el blanco y negro. Alternando ambas técnicas, se dedica a fotografiar los mismos barrios que ya había recorrido en la década de 1930.

RECONOCIMIENTO DE SU OBRA

Esta nueva etapa fotográfica de Levitt coincide con un reconocimiento y una difusión cada vez mayor de su obra, hasta la publicación de A Way of Seeing, en 1965, que constituyó un hito en su carrera y que hoy es considerado uno de los fotolibros clásicos del siglo XX. En él, Levitt recogía sus mejores imágenes, realizadas 20 años antes, acompañadas de textos de James Agee.

Según éste, la cámara de Levitt es un instrumento que permite registrar la vitalidad y creatividad comunes de la vida cotidiana, el arte popular, el folklore. Ella es parte de lo que fotografía. Su representación de la gente corriente no es determinista, revela un sentido de la historia en que el destino permanece abierto, indecidido. Sus imágenes de niños formalizan un sentido de lo maravilloso pero, a la vez, no prometen ningún paraíso.

ÚLTIMOS AÑOS

En la última etapa de su vida, Levitt retrata otra vez los barrios y las gentes de su ciudad, como ya hiciera en sus comienzos. Resulta inevitable comparar las fotografías tardías con las tempranas, para ver el contraste tan grande que hay entre ellas, aún teniendo la misma temática, y analizar también cómo y qué ha cambiado en la ciudad.

Así, en la segunda mitad de la década de los 70, Levitt vuelve al metro de Nueva York para retratar a los viajeros, emulando la experiencia de acompañar a Walker Evans en 1938.

Mientras que sus primeras escenas callejeras mostraban la riqueza de la vida pública en los años 30 y las formas infantiles de juego y ocupación del espacio público, en cambio en los años 80 la calle aparece como un espacio sin niños, en el que las divisiones sociales entre ricos y pobres parecen haberse agudizado.

 

La década de los 90 suponen una vuelta a los orígenes de su obra. Renuncia al color en sus imágenes, dado que no podía controlar las tonalidades tanto como le hubiera gustado, y sus frecuentes problemas de salud le impiden tomar fotografías y revelarlas. Nueva York se ha convertido en una gigantesca urbe, todo ha cambiado radicalmente…

El 29 de marzo de 2009, Helen Levitt nos deja. El suyo será, para siempre, un testimonio privilegiado de un pasado que ya no regresará.

¿QUÉ TE HA PARECIDO?

No puedo evitar comparar a Helen Levitt con Ruth Orkin, de la que ya te hablé en otra entrada del blog. No sólo por su estrecha vinculación a la ciudad de Nueva York, sino también por su forma de retratar a las personas, de reflejar sus miserias y sus grandezas, y de mostrarnos el cambio que ha experimentado la sociedad norteamericana en las últimas décadas.

Es precisamente esto lo que le otorga un valor excepcional a sus fotografías, y lo que hace que Levitt se haya ganado por derecho propio un puesto entre los mejores fotógrafos del siglo XX.

 

Imágenes | © Helen Levitt, excepto “Viajeros en el metro de Nueva York, 1938” © Walker Evans.


7 Responses to “Exposición: Helen Levitt. Lírica Urbana”


  1. 29/03/2011 a las 17:47

    Una cronologia muy detallada, destila admiración

  2. 29/03/2011 a las 21:50

    Lo cierto es que no conocía la obra de Helen Levitt, y me ha gustado mucho (o más bien debería decir que conocía algunas de sus fotos, pero no sabía que eran de ella…).
    Gracias por pasarte y comentar, Cristina

  3. 30/03/2011 a las 11:00

    Hola Óscar,

    Esta exposición no te la pierdas. La vi el verano pasado durante PHE, en ICO. No hay mucha fotografía en color, sólo su última etapa.
    Se inventó un aparato para hacer “robados” sin que la gente se diese cuenta. Principalmente fotografía niños, sus series de la primera etapa son sensacionales.

    Un saludo

  4. 30/03/2011 a las 21:01

    Hola Paco, me alegro de verte por aquí.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, las imágenes de niños de sus comienzos son sensacionales, hasta el punto de que se han convertido casi en iconos (como la que abre esta entrada). Y me gustan mucho más sus fotografías en blanco y negro que las de color, tengo que admitirlo…

    Por cierto, la expo la vi hace unos días, pero he esperado a publicar la entrada este martes, para conmemorar su fallecimiento.

    Saludos

  5. 5 alguien
    14/06/2012 a las 07:31

    muy bueno gracias por interesar a alguien en la fotografia😉

  6. 19/12/2012 a las 14:38

    My blog is to help novice traders to trade the stock market.
    I recently added CommentLuv (via IntenseDebate) to my blog because I think
    it is a win-win relation. Feel free to stop by and leave me a comment.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: