12
Ene
11

Ay, Haití

Ya te aviso de que hoy me voy a poner serio.

Porque hoy, 12 de enero de 2011, y a esta misma hora (21:53, hora de España), se ha cumplido el primer aniversario del terremoto de 7 grados en la escala de Richter devastó Haití, en lo que hoy en día es considerado el mayor desastre natural de la historia moderna, por sus implicaciones humanas (más de 220.000 muertos y 300.000 desaparecidos) y económicas (pérdida del 120% del PIB nacional). En apenas veinte segundos, ese país, uno de los más pobres de América, pasó de la pobreza extrema a la miseria más absoluta.

Los medios de comunicación se colapsaron de información gráfica del desastre. Un ejemplo notable lo constituye la página The Big Picture, que al día siguiente publicó casi 50 fotos de los momentos inmediatamente posteriores al terremoto, y retrató la llegada de la primera ayuda internacional tan sólo 48 horas después del desastre.

La respuesta de la comunidad internacional fue rápida, y en pocas horas ya se había recaudado una gran cantidad de dinero y bienes de primera necesidad con destino a Puerto Príncipe. En Estados Unidos, se llevó a cabo el mayor maratón televisivo de su historia; desde España (uno de los países más generosos) se enviaron varios millones de euros, y es famosa la foto del bombero español que rescató a un niño de entre los escombros (y que encabeza esta entrada). En varios países se volvieron a grabar versiones del “We are the world”, de Michael Jackson, o se crearon canciones nuevas para recaudar fondos (como la española “Ay, Haiti”)…

Todo parecía poco para ayudar a uno de los países más pobres del mundo… Pero aún hoy, 365 días después, todo sigue casi igual. Apenas se ha recogido un 10% de los escombros que dejó el terremoto, y de todas las ayudas prometidas (5.200 millones de dólares antes de 2012), se dice que sólo han llegado a su destino cerca de un 20% (imagino que lo de cerca será tirando a la baja).

Los cascos azules de la ONU (que no sabemos muy bien qué pinta allí, si no sabe canalizar la ayuda recibida) son culpables de la epidemia de cólera que azota a la población, cobrándose ya la vida de más de 3.000 personas.

Si a esto le unimos las lluvias tropicales del mes de mayo de 2010, en lo que se consideró la temporada de huracanes más intensa desde 2005 (año del Katrina), y el fraude electoral en los comicios presidenciales del pasado mes de noviembre, la situación para la población de Haití se hace extremadamente delicada.

Aún queda mucho por hacer, un año después.

Desde Oscar Vega | Fotografía quiero poner mi granito de arena para que no nos olvidemos de Haití. Como dice la letra de la canción,

Hay que volver a nacer, perderse otra vez
Volver a creer, empezar otra vez


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: